lunes, mayo 20Te mantenemos informado
Shadow

«Papi Baldi», las cartas de despedida de los alumnos de Arnaldo Baldasso

El docente y vecino de Luján falleció el viernes 14 de mayo a causa del coronavirus.

Arnaldo Baldaso
En las Olimpiadas Nacionales de Construcciones, en Buenos Aires.

Arnaldo Baldasso, falleció luego de estar dos semanas en terapia intensiva. Su compromiso docente y calidez humana, lo posicionaron en el recuerdo de lujaninos y lujaninas conmovidos por su fallecimiento.

La Vene Vistalba

Había sido Secretario de Obras Públicas en Luján de Cuyo desde el 2011 al 2015. Además se desempeñó como docente en la Escuela Técnica Carlos Fader, desde donde dos alumnos cuentan sus recuerdos.

De su trabajo en el municipio, Carina Médico, expresó que «Estábamos trabajando con el proyecto del móvil veterinario y siempre había espacio para las anécdotas familiares y sus perros. Era muy entusiasta con el trabajo que se estaba haciendo y recuerdo que él mismo llevó s sus perros a castrar. Una persona muy solidaria y comprometida con la comunidad».

En palabras de sus alumnos

«Papi Baldi», como lo llamaban sus alumnos, fue recordado con emoción mediante una carta escrita por Nicolás Ruiz, uno de los egresado de dicho establecimiento en 2017 que lo tuvo como docente, y que hoy se desempeña como profesor de Taekwondo. Mientras que Nicolás Quispe, quien actualmente es bailarín y cantante de folcklore, también dejó cálidas palabras para su profesor.

Arnaldo En buenos aires1 05 15 at 10.14.37
Arnaldo Baldasso con sus alumnos en Buenos Aires.

De Nicolás Ruiz

«Arnaldo fue un profesor que de nuestros 6 años de formación, él estuvo presente en 3 de ellos. La primer materia que cursamos con él fue estaca y resistencia de los material, todos le teníamos terror a esa materia y más a él, ya que siempre se presentó como un profesor muy exigente y estricto, siempre estaban los comentarios de los compañeros que habían repetido que decían que era muy malo y su presencia su tono de voz daba a entender que sí lo era. Al siguiente año lo tuvimos en otra materia llamada «Análisis estructural» si no me equivoco, ya muchos seguíamos con el miedo de qué esperar de esa materia, si iba a ser difícil o no.

Con el tiempo dejamos de lado ese miedo y empezamos a conocer al verdadero profesor Baldasso, un hombre que se veía muy serio pero al final no era tan serio como pensábamos. Cabe destacar que  era un excelente profesor ya que una materia tan difícil de dar, él te la podía explicar de una manera muy simple, lo único que quedaba era estudiar y cumplir con las tareas.

Ya quedaba el último año que ya los comentarios no eran los mismos que en cuarto año sino que ya se escuchaban los comentarios que era re bueno que te reías un montón y etc,  ahora solo quedaba cursar para ver si era tan así.

En sexto año había un día de la semana que si no me equivoco era el día jueves, estábamos todo el día cursando con el proyecto «Integrado y cómputo y presupuesto», tal fue el cariño que le agarramos al profesor que lo empezamos a llama «Papi Baldi» ya que básicamente era nuestro padre en la formación como maestros mayor de obra. Lo recuerdo siempre con una sonrisa picarona cada vez que hacia un chiste a alguien o simplemente se prendía a la joda con nosotros, nunca creyéndose más que nadie. Imagínense que a veces tomaba mates en un pomelo con nosotros algo nunca visto con otro profesor jajaja.

Luego de terminar la educación técnica me di cuenta que ese profesor que se lo veía como malo no era tan malo sino era un hombre dedicado que buscaba sembrar su granito de arena para poder cambiar el mundo ya que si el nos exigía era porque nosotros podíamos dar mucho mas, el quería que nosotros pudiéramos ser personas sencillas con carácter, que pudiéramos tener un proyecto de vida y parte de su exigencia fue para prepararnos para el futuro que todo lo que quisiéramos lo teníamos que hacer con nuestro esfuerzo aprendiendo a ser felices en cualquier circunstancia.

Por ultimo algo que recuerdo con mucho cariño de son los valores que nos transmitió. Y no fueron solo simples valores desde mi punto de vista, sino que fueron muy importantes en mi formación como persona ya alguno de estos fueron; importancia del amor a la familia, hacer felices a quienes nos rodean y algo que me quedó a fuego es al amor a la patria, siempre nos recalcó no solo con palabras sino con hechos la importancia de defender nuestra nación y esto me hace acordar a aquellas charlas interminables que tenía con nosotros sobre San Martín, de Malvinas entre otras.

Siempre lo voy a decir y me atrevo a hablar por los alumnos que tuvieron el placer de ser sus alumnos que más que un profesor con toda la vocación, fue un excelente formador de personas críticas y capaces de poder seguir con su legado. Simplemente gracias por todo «Papi Baldi» te vamos a llevar siempre en el corazón».

Arnaldo Nicolas b 9b23 101f1e81ac7b
Arnaldo Baldasso junto a su alumno Nicolás Quispe.

Nicolás Quispe

«Si nunca imaginaste que la relación profesor alumno existe en su máxima expresión déjame decirte que la relación entre profesor alumno cruzó las fronteras y esa relación llego a ser de padre a hijo, él logro eso en nosotros.

Arnaldo llegó a nuestros corazones en 3 años de cursado como profesionales técnicos, nos dejó toda su enseñanza escolar, toda la enseñanza de la vida cotidiana, nos dejó todo y más de lo que un profesor le deja a su alumno, en pocas palabras Baldasso marco mi vida y la de muchos!

Cuando lo conocimos pensamos que era un profe como tantos, en su momentos llegamos a 5to y fue uno de los pocos que nos fue a llevar su cariño al rancho, compartió un panchito con su familia, fue increíble.
Todavía recuerdo cuando yo le comenté que bailaba folklore, y a él se le ocurrió que yo podría cantar en un acto una zamba para el padre de la patria, San Martín, al igual que interpretar danzas folclóricas en el medio del patio de la escuela técnica «la Fader»

Recuerdo que estábamos al lado del escenario y empezó a sonar esas melodías de nuestro Himno Nacional, él me había escuchado cantar, yo cantaba de caradura, no estudiaba canto ni guitarra en ese momento, y recuerdo que me dijo: «Quispe yo no canto bien, no quiero que después me diga nada de mi canto» con esa risa picarona que lo identificaba.

Eso quedó marcado en mi memoria y que al finalizar el acto se arrimó donde yo estaba con los bolsos y demás y me dijo: «gracias Nicolás, que lindo que jóvenes como vos sigan fomentando nuestra cultura y nuestras raíces, yo siempre quise aprender, pero lamentablemente bailar no es lo mío» y su risa picarona de nuevo.

Mi corazón explotaba de felicidad por que a mi ídolo le gustó lo que interprete, él es eso para mí, el mejor en todos sus aspectos, profesor, padre, amigo, colega, y doy fe de que esposo, hijo, y amigo también.

Me guardo los mejores momentos con él. Y las charlas interminables de San Martin y de Malvinas ni te cuento, nadie sabía más que él, y nadie tenía más agallas que él, pero todo y así el nunca quiso ser mejor que nadie.

Cuando clasificamos a las Regionales de las Olimpiadas Nacionales se alegró por nosotros, y quedaba ir a competir a Buenos Aires. Llegó el día y él fue nuestro tutor, yo con 5 compañeros más estábamos muy asustados por que íbamos a ir a competir donde estaban los mejores técnicos del país, él solo nos miró y nos dio su bendición como buen padre: » no tengan miedo, sean originales y distribuyan bien las tareas, si ven alguno del grupo atareado ayúden y continúen no desperdicien el tiempo»

Sinceramente Baldasso fue y es lo mejor que me paso en mi etapa de secundaria justo con mis compañeros lo recordamos y lo llevamos en nuestro corazón por los siglos de los siglos!

Profe espero verte en algún momento, se que dejaste tus raíces, tu enseñanza se ve reflejado en personas del bien. Te quiero y te recuerdo siempre Papi Baldi».

QEPD


1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *