jueves, junio 20Te mantenemos informado
Shadow

Identificaron al cómplice por el crimen del trabajador de Luján

El jueves detuvieron a uno de los sospechosos que es menor de edad.

las heras index2
La esquina en Las Heras, donde se produjo el ataque.

Los detectives buscan a Enzo Figueroa (24), alias «Leito», por el asesinato de Esteban Olivera ocurrido el 8 de abril en la mañana en Las Heras, cuando se dirigía a su trabajo en Luján de Cuyo.

Tras un allanamiento en la zona del Challao, encontraron al primer joven identificado como «Brunito», éste jueves. Continúan la búsqueda para dar con «Leito», quien sería el más peligroso del dúo, ya que sería quien emitió el disparo.

El prófugo que tiene el expediente es oriundo del asentamiento Güemes, ubicado a pocos metros del lugar donde fue ultimada la víctima y que se ha transformado en base para varios ex convictos, a quienes responsabilizan por la inseguridad reinante en esa zona.

Los vecinos y testigos afirman que el dúo delinquía en conjunto, por lo que fueron identificados desde el inicio a los uniformados. Además de las coincidencias físicas, una cámara de seguridad captó el asalto letal.


El jueves los sabuesos de la División Homicidios atraparon al menor «Brunito» en el barrio San Isidro I, oculto en la casa de unos familiares.

En horas de la tarde, el fiscal Gustavo Pirrello, detalló a El Sol, que imputó al adolescente, de 16 años, como coautor del delito de homicidio criminis causa –matar para lograr la impunidad en otro hecho– en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego y por la participación de un menor en grado de tentativa. 

Esa calificación prevé como única pena la prisión perpetua en el Código Penal, pero al tratarse de un menor de edad, le corresponde un castigo menor, en caso de que le dicten la responsabilidad penal.

La mañana del jueves

Fue la mañana del jueves 8 de este mes cuando Esteban Olivera salió de su casa del barrio Almería, en Panquehua, para ir a tomar el Metrotranvía y dirigirse a su trabajo en Luján de Cuyo

Pero a unos 200 metros del complejo en el que residía, cuando iba por la intersección de calles Sargento Cabral y Avellaneda, los dos delincuentes lo sorprendieron. Olivera se resistió, sin embargo, tu atacado con dos disparos fatales.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *