lunes, julio 22Te mantenemos informado
Shadow

Temen por la seguridad en escuela de Carrodilla tras los daños del zonda del 20 de julio

La comunidad de padres y madres de la escuela 1-153 Provincia de Tucumán, ubicada en Carrodilla, resultó una de las más dañadas luego del intenso viento zonda del viernes 20 de julio.

Temen por la seguridad en escuela de Carrodilla tras los daños del zonda del 20 de julio
Temen por la seguridad en escuela de Carrodilla tras los daños del zonda del 20 de julio.

Tras el zonda, las clases estuvieron suspendidas hasta el miércoles de la siguiente semana en la escuela primaria e inicial de Carrodilla, Luján de Cuyo, cuando la DGE consideró que el establecimiento estaba en condiciones de recibir a los estudiantes.

Sin embargo, la comunidad de padres y madres del establecimiento sostienen que el establecimiento no ofrece las condiciones de seguridad propicias para la asistencia de los menores, sobre todo en la sala de 4 años, que fue una de las más afectadas.

Así lo declaró una mamá de un niño de 4 años a Diario Luján, «La escuela 1-153 Provincia de Tucumán fue una de las más afectadas por el último viento Zonda, sobretodo el sector de nivel inicial».

  • esc carrodilla 54 b567b9b82ff9
  • esc tucuman 4b6e ae25 a727ce04537a
  • esc tucuman 648b7ef9 5e28 469e 8af8 00560908326a
  • esc tucuman 15157bf5 6a77 4156 ac1f 8aeb5999a333
  • esc tucuman a 8a4e d3d06593e459
  • tanque de agua apuntalado esc tucuman 3d7645a1f7ad

«Los padres hemos esperado los tiempos de la DGE y de Infraestructura Escolar, sin tener soluciones que den seguridad a los niños y docentes. Ellos dan por habilitada la escuela, en unas condiciones terribles y peligrosas, dónde si vuelve un viento Zonda o temblor pone en peligro la vida de los niños», sostiene la mujer como portavoz de la comunidad.


Los padres y madres indicaron a éste medio que no están mandando a clases a los niños ya que temen por sus hijos e hijas quienes sostienen que merecen tener un lugar seguro.

Agregaron que ya había un deplorable estado previo que se acentuó con el viendo zonda del 20 de julio.

«Las salas de nivel inicial fueron las más afectadas, cayeron árboles sobre las mismas, quedando clausurada la sala de 5 debido a la ruptura de techo. En tanto que en la sala de 4, las condiciones son pésimas con un cielo raso roto, cables colgando y lo peor de todo es el tanque de agua que está sobre la puerta de ingreso de los niños, está sin contención alguna, siendo un peligro absoluto para niños y docentes ante cualquier viento o sismo», destacó la portavoz.

«Para infraestructura escolar se estaría en condiciones de empezar las clases, aunque cómo papás hemos decidido que no están dadas las garantías para los niños, tomando la decisión de no enviarlos hasta tener soluciones y de ser necesario tomaremos más medidas para visibilizar la problemática», concluyó la mujer.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *